Opinión

Una pandemia nos enseño que solo Juntos podemos superar las dificultades

Estos días conversaba con un viejo amigo sobre el pasar de las décadas en nuestro país y en especial en nuestra ciudad, y con un cierto dolor en sus palabras exponía su preocupación a la posible aprobación avante por parte del congreso para la implementación del fracking , me contaba sobre su impotencia al ver que los sagrados recursos del Estado se podrían destinan para “salvar” a Avianca y así no perder 17.000 empleos, desconociendo que con esos mismos recursos invertidos en las pequeñas empresas víctimas de esta pandemia, se podrían recuperar más 50.000 empleos que se han perdido en la actualidad.


En sus ojos vi el brillo del dolor por el regreso inminente de las masacres indiscriminadas y en medio de esta pandemia sin control, en donde no sabemos que es más cruel para el ciudadano de a pie, si el tener que aceptar este virus en nuestro entorno o rogar al todo poderoso para poder sobrevivir ante el virus inhumano que se avecina dado a la aprobación de la contratación laboral por horas, en donde se visualiza con mayor esperanza la pronta llegada de la vacuna salvadora que neutralizaría al COVID-19, pero que sin duda no servirá de nada ante la enfermedad de la corrupción que carcome a los entes de control.


Un país sin norte, un presente sin futuro, en el que somos víctimas de nuestro invento de la división, de nuestro odio, de querer seguir en esta monarquía disfrazada de democracia, en donde aún después de mas de 200 años seguimos promulgando nombres de salvadores, de los doctores, de Álvaro o de Gustavo a nivel nacional y qué decir de las castas regionales que en todo el territorio nacional han creado pequeños reinados sin control.

Una parte de los colombianos señala la culpa del país que tenemos, en la responsabilidad de la ultra derecha o por algunos llamada “uribismo”; en cambio otros con firmeza sostienen que el deplorable estado de nuestro país es culpa de la extrema izquierda o como otros la llaman “petrismo”; y por el medio de estas dos grietas ideológicas y en medio de esta cruel lucha de poderes está el pueblo.

Los que votamos para que todo mejore pero no estamos dispuestos a dejar de lado el odio, a perdonar, a comprendernos, a renovar, a elegir sin pedir un negocio o un cargo a cambio, dispuestos aceptar lo diversos que somos, a trabajar en equipo con el negro o el blanco, con el de línea amarilla o rico o pobre, en fin con otro colombiano.


Por siglos, escuchemos bien, por siglos nos han divido y nada hemos logrado más que empobrecer nuestra tierra, asesinar nuestra gente, dañar a nuestros niños y solo vivir en el pasado lleno de errores, desconociendo así el gran futuro que podríamos llegar a tener.
Solo JUNTOS podremos y lo lograremos.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *