Entretenimiento

¡Diversión o trabajo! El negocio detrás de los niños influencers

Los chicos ya no sueñan con ser médicos, abogados, astronautas o policías, ahora quieren ser influencer y hacer parte de las redes sociales.

Los influencers son personas que se dedican a construir una comunidad fiel entorno a un determinado tema y que confían en su criterio y en sus recomendaciones. Aunque sea difícil de creer, el hecho que un influencer recomiende un determinado producto sugestiona a terminar comprándolo.

Este fenómeno arrancó cuando artistas famosos comenzaron a abrir perfiles a sus hijos y a compartir sus looks. Creando una fiebre que tardaría poco en expandirse por el mundo, y haciendo que muchos de estos mini influencers muevan cifras increíbles y sean un modelo a seguir por otros pequeños.

Noticia de interés: ¡Atención! Para este sábado 21 de Noviembre no habrá toque de queda

El problema se presenta cuando se comienza a generar dinero y entran los padres de estos niños quienes se convirtieron en auténticos mánager y son quienes están negociando su carrera, su cuenta bancaria e incluso su infancia, asimismo, las visualizaciones, como de la publicidad en la plataforma y también por  las marcas, que para que muestren sus productos les pagan o estimulan con regalos. Eso es un trabajo que adquieren los menores, porque cuando esta situación comienza a dar mucho dinero, se corre el riesgo que el niño sea el sustento de la familia.

En muchas ocasiones son ellos quienes motivan a los pequeños a crear canales de YouTube, abrir cuentas en Instagram, Tik Tok, entre otras, es de resaltar que, detrás de estos canales y perfiles hay trabajos minuciosamente cuidados de edición y viralización que llevan horas y horas de grabación por parte de los menores.

Noticia de interés: El 26 de noviembre reabrirán las salas de cine en Colombia

Según el estudio realizado por Esther Martínez Pastor, profesora de Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos, y un grupo de investigadores, titulado “El negocio de los canales de los niños youtubers”, los menores pueden pasar entre cinco y seis horas semanales grabando vídeos, y no solo desde casa, sino en las agencias de publicidad.

Especialistas advierten, que el tiempo que deben dedicar estos niños a grabar cada vídeo y la fama, de llegar a lograrla, tiene un impacto terriblemente negativo en su desarrollo emocional. Es casi igual al trabajo infantil, lo que para el niño inicia como un simple juego, podría presumir un estrés añadido y una presión irracional, cuando se convierte esta actividad en una profesión lucrativa. Tanto si le va muy bien como muy mal, esto puede influir mucho en su desarrollo emocional, porque la fama les puede afectar mucho. 

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *