Noticias

“Somos el blanco de la discriminación”: mujeres venezolanas

En medio de cierres fronterizos por la pandemia las mujeres son expuestas a múltiples abusos

Desde que inició la pandemia la mayoría de países cerraron sus fronteras para evitar la propagación de covid-19, esta crisis, según grupos de derechos humanos y funcionarios gubernamentales e investigadores, ha puesto en la mira a las mujeres, especialmente las que provienen de Venezuela.

Un ejemplo de la situación de estas mujeres, es el de Gabriela Ochoa, que con apenas 21 años tuvo que dejar su país y al mismo tiempo su empleo, con el fin de buscar mejores opciones económicas para alimentar a sus tres hijos pequeños. Los alimentos subsidiados por el gobierno de Nicolás maduro se tornaron escasos y a la vez costosos fueron algunos de los motivos que la conllevaron a tomar la decisión de buscar un nuevo rumbo optando por Colombia.

Noticia de interés: Solo el 35% de los emprendimientos en Colombia son de mujeres

Apenas estaba iniciando la pandemia cuando al llegar, se dio cuenta qué los puntos de control estaban cerrados, por lo que su única opción era intentar atravesar por trocha con destino a Cúcuta, en la que fue ignorada por la gente hasta verse metida en la boca del lobo.  

Ochoa fue manipulada por alguien que ofreció ayudarle a ella y a sus hijos, de manera que, al conducirlos cerca al agua, un grupo de hombres encapuchados y armados buscaban sobornarla para dejarla cruzar. Esa noche, entre lágrimas, tuvo que someterse a torturas y violaciones para que no fuera asesinada con sus hijos. Gabriela hace 7 meses recorre las calles de Cúcuta buscando un empleo estable y pidiendo dinero para mantener a su familia.

Mientras que este es el relato de una de tatas mujeres venezolanas que han sido violentadas, según las Organizaciones Humanitarias, ha aumentado la violencia de género en las regiones fronterizas, especialmente en contra de mujeres que son providentes del vecino país, tan solo un 7% de las femeninas que llegan de Venezuela, son alojadas en albergues de Cúcuta.

Además: Fiscalía adelanta campaña para eliminar la violencia contra las mujeres

Entretanto, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) apoyó a 257 y finalmente PROFAMILIA atendió en el último año en medio de la emergencia a 573 mujeres venezolanas víctimas de violencia sexual en sus clínicas.

Es de recalcar que, durante años, Colombia ha facilitado la oportunidad que ellas puedan cruzar la frontera hacia países vecinos en busca de comida, refugio y medicinas. También, ha prestado sus servicios de asistencia médica, educación y algunas oportunidades laborales a los venezolanos que huyen.

Según FundaRedes, más de 5.000 personas cruzan diariamente las fronteras a través de trochas; esto ha desatado un aumento de homicidio con un 28.7% y un 83.3% en desaparecidos.

Por su parte, la policía fronteriza venezolana no ha dado una propuesta sobre esta situación.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *