Política

El Barretismo y su sed de poder por la presidencia del Concejo de Ibagué

La puja por el anhelado puesto esta entre los concejales Arturo Castillo y Brayan Escandón.

Uno de los cargos más apetecidos por el Barretismo, sector del partido Conservador que en cabeza del exgobernador Óscar Barreto Quiroga, ostenta en estos momentos todo el poder político del departamento, es la presidencia del Concejo de Ibagué, dignidad que le aseguraría a los barretistas quedarse con toda la cuota burocrática de la Contraloría y Personería del municipio. Tal y como sucedió en la elección del nuevo presidente de la Asamblea, en el que fue nombrando nuevamente un Conservador, el Diputado Giovanny Molina.

Noticia de interés: Toallas higiénicas y tampones gratis para Colombia

En su momento, el asambleísta de la oposición, el Liberal Carlos Reyes. Denunció, “con la Presidencia en la Asamblea de un Conservador, el nuevo Contralor del Tolima va ser Barretistas”.

Bajo este panorama, los barretistas también pretenden quedarse con la presidencia del Concejo de Ibagué y toda la torta burocrática de los organismos de control que por cierto, tendrán que ejercer control fiscal y disciplinario al gobierno del Alcalde de ese sector, el Ingeniero Andrés Fabián Hurtado.

En este escenario, entra el nombre del Concejal azul, Brian Escandón, ficha clave en el ajedrez que tiene el Barretismo para quedarse con la presidencia de la corporación, elección que está prevista para este lunes 30 de noviembre, pero que muy seguramente sería aplazada para el miércoles, teniendo en cuenta que, la votación se las pondría a mordiscos con el otro candidato que la va a pelear hasta el final. Se trata del también Conservador, Arturo Castillo, Concejal del Representante a la Cámara José Elver Hernández Casas ‘Choco’.

Las apuestas

Los barretistas se la juegan con Escandón, contando con los votos de las mayorías asegurando el respaldo de 9 o 10 cabildantes para obtener la victoria, pero es ahí donde entra en juego el trabajo político y compromisos para cumplir de Arturo Castillo, que según se ventila, podría obtener el respaldo de los votos de la oposición, quedándose en la presidencia que fácilmente maneja por período, más de $600 millones en puestos burocráticos.

Además: Por ley, vacuna contra covid-19 sería gratuita en Colombia

Por su parte el Barretismo no escatimará con la danza de los millones, con el único objetivo de tener un presidente gobiernista y que dirija el camino para la aprobación de los proyectos de acuerdo que presente durante el 2021 el gobierno Hurtado, sin tantos obstáculos y obviamente para tener también todo el poder en la Contraloría y Personería.

Pará lograr dicho propósito, algunos se han atrevido a manifestar que un Secretario del gabinete Hurtado de mucha confianza del Barretismo y del propio alcalde, durante el fin de semana se encargó de llamar a todos los concejales a ofrecer importantes sumas de dinero con tal de ganar el respaldo al Concejal Escandón, prometiendo millones o pagar deudas por nuevas adquisiciones de algunos de los cabildantes.

Bajo este panorama, la elección del nuevo presidente del Concejo de Ibagué, está entre quienes (Barretismo) a como dé lugar y sin importar el costo, se quieren quedar con el poder absoluto de la política local y los organismos de control que los vigila a ellos mismos.

En la otra orilla, Arturo Castillo, figura nueva de la política en el Concejo, que de la mano de ‘Choco’, los independientes y la oposición, quiere llegar a la presidencia de la corporación, lo que muy seguramente podría generar mayor confianza y transparencia en la manera de ejercer control político a la administración de turno y a la hora de elegir los nuevos jefes de las entidades de control local.

Todo está dicho; o la sed de poder del Barretismo o el Choquismo que con Castillo quiere continuar ganando espacio político en la ciudad.

¡Amanecerá y Veremos!

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *