Salud y Bienestar

Ojo! Combinación de velitas, alcohol y geles antibacteriales podría aumentar cifras de quemados

Médicos especialistas hacen recomendaciones para la celebración de la noche de las velitas.

Debido a la llegada de la pandemia de Covid-19, se han implementado varias medidas de desinfección para evitar que la enfermedad contagie a más personas, sin embargo, los elementos utilizados para tal fin, pueden llegar a ser una peligrosa combinación para la noche de las velitas.

Así lo han advertido varios expertos en la salud, quienes han explicado que el alcohol, geles desinfectantes y el material del que están hechos los tapabocas, al combinarlos con las velas, lógicamente podría ocasionar accidentes caseros, aumentando las lesiones por quemaduras durante esta noche.

Noticia de interés: La caída del cabello, una de las secuelas más visibles del coronavirus

Juan Carlos Morales, médico pediatra de la Cruz Roja colombiana, explicó que la celebración de la noche de las velitas, es una ocasión inédita, por lo que se deberán incrementar la atención de los padres de familia con sus hijos, teniendo en cuenta que, al tener que implementar las medidas de desinfección con geles y alcoholes desinfectantes, en esencia inflamables, pueden ser considerados como elementos normales pero en realidad son un factor de riesgo al acercarse al fuego, sobre todo en los niños.

Para el medico experto en servicios ambulatorios, Germán Maldonado, este año el riesgo es mas alto, teniendo en cuenta que, al cumplirse con las medidas de bioseguridad, al exponerse al fuego resultan con quemaduras de diferentes grados.

Además: La próxima semana empezará aplicación de la vacuna contra la Covid-19

La explicación a esto es que, si bien el alcohol se evapora rápidamente de la piel, muchas personas lo aplican frecuentemente en las manos, lo que puede mantener un nivel de humedad de alto riesgo cuando se está en contacto con las llamas, dice el dermatólogo Campo Elías Páez.

Recomendaciones

Con el fin de evitar las situaciones anteriormente mencionadas, los médicos concluyeron que lo mejor que se puede hacer es:

  • Alejar a los niños del fuego y de su manipulación a toda costa. Ellos deben ser solo los espectadores de las velitas.
  • Cero pólvoras. Hay que ser enfáticos en que la pólvora mezclada en esta celebración configura un cóctel altamente peligroso. Según los datos del Instituto Nacional de Salud, la noche de velitas es una de las que más lesionados deja este flagelo durante diciembre.
  • Presencia adulta. De ninguna manera se puede permitir que este tipo de celebraciones se realicen sin la presencia de adultos con capacidad para enfrentar una situación de riesgo.

    En exteriores. Aunque parece lógico hay que insistir en que estas celebraciones se deben realizar en espacios exteriores y no en los bordes de las ventanas, antejardines con poco espacio o en sitios donde no se favorezca el distanciamiento.
  • Revise. Haga una inspección al área donde se van a desarrollar estas actividades con el objetivo de confirmar que no haya objetos inflamables o que el sitio donde se ponen las velitas no tenga riesgo de encenderse con facilidad (como madera o plásticos).
  • Lavado de manos. Es clave que quien vaya a manipular las velitas se lave bien las manos con agua y con jabón.
  • No aspersiones. Si se tiene el indicio de que alguna persona ha sido rociada con alcohol u otro desinfectante y está cerca de las velitas, aléjela o pídale que se lave las manos.
  • Prevención. Aunque parezca exagerado, tener a la mano un extintor en óptimas condiciones y repasar las instrucciones de uso puede resultar salvador. Lo mismo que otras medidas para aplicar en caso de incendio.
  • Primeros auxilios. No es el momento para relajar medidas y no está demás repasar los primeros auxilios para aplicarse en caso de quemaduras, lo que incluye tener a la mano las líneas de emergencia o saber a qué sitio acudir en caso de requerir atención de urgencias.
  • Por último. Hay que recordar que estamos en una pandemia y estas celebraciones no son excusas para dejar de aplicar las medidas de bioseguridad. Nada de esto es una exageración. Si normalmente estas fiestas dejan un incremento de accidentes que se pueden prevenir, es importante entender desde ahora que atenuarlos es responsabilidad de todos.
Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *