Opinión

¡En tierra de ciegos!

Vemos lo que queremos ver y omitimos lo que no queremos aceptar, ¿en qué cambia una habitación si esta con luz encendida o no?, ¿cambian sus paredes?, ¿cambia su espacio?, nada cambia; Entonces, ¿Cuál es la diferencia si la luz está encendida o apagada en mi habitación? Sólo mi percepción, mi capacidad de identificar y ver la realidad, la verdad y aquello que estaba frente a mí todo el tiempo, de igual manera pasa en nuestro entorno, vemos lo que queremos ver y aceptamos sólo lo que nos gusta o nos conviene.

Hoy se trata de ver cosas, personas, ideas y milagros que están justo frente a nosotros, a pesar que no seamos capaces de verlos, podamos sentirlos, como el estar vivos en medio de una pandemia, de tener pan en la mesa de la casa.

George Orwell escribió: Hay que esforzarse constantemente para ver lo que tenemos frente a nuestra nariz”. Se puede vivir con los ojos abiertos, con una visión perfecta y la luz encendida, y a pesar de eso, permanecer envueltos en la oscuridad y no estamos muy lejos de ello en nuestra ciudad, manejada y manipulada por los mismos, nos hacemos los que no vemos al momento de elegirlos y paso seguido recuperamos la visión perfecta para la crítica y el lamento.

Por otro lado, puede estar completamente oscuro a nuestro alrededor y, sin embargo, una persona puede ver con completa claridad y de ello estoy seguro que en medio de toda esta oscuridad que nos rodea una mayoría silenciosa observa con claridad lo qué pasa a su alrededor, a la espera de actuar y promover el cambio que tanto soñamos.

Hoy se trata de encender las velas y utilizarlas para aprovechar nuestra vista, no en un sentido oftalmológico, sino nuestra visión profunda de lo que es verdadero, valioso y querido. Cuando miramos a nuestras familias e hijos, vemos la maravillosa bendición de la presencia del Creador en nuestras vidas, nuestro alrededor está lleno de verdades; de nosotros depende decidir qué mirar y cómo verlo.

Y, recordemos que en esta tierra de ciegos caminan unos tuertos que se creen reyes.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *