Opinión

El triángulo del desarrollo al norte del departamento

¡Es con el tren de alta montaña! Sigo pensando en el potencial turístico –mejor, ecoturístico- que tiene el departamento del Tolima y este como nodo de desarrollo regional que integre verdaderamente la región Andina, o por lo menos parte de ella. El Parque Nacional Natural Los Nevados, ubicado en esta región Andina y distribuido entre los municipios de Manizales, VillaMaría, Santa Rosa de  Cabal, Pereira, Salento, Villahermosa, Anzoátegui, Santa Isabel, Murillo, Ibagué y Casabianca, es una fuente de turismo de naturaleza que debemos saber integrar con la protección y conservación del páramo, pero que es una oportunidad, privilegiada diría yo, de desarrollo económico del departamento.

Miremos lo siguiente, es nuestra obligación garantizar que el aprovechamiento turístico de la zona se haga respetando su especial protección de acuerdo a las normas ambientales que existen al respecto –y es que no puede ser de otra forma-, de ahí que de entrada estemos hablando de ecoturismo como actividad económica guardando, por encima de todo, su conservación. Nicolás Alexander Pérez Forero, en su artículo “ECOTURISMO DE ALTA MONTAÑA: ENTRE LA CONSERVACIÓN Y EL TURISMO. PNN LOS NEVADOS, SENDERO CONEJERAS”, publicado por la Universidad Externado de Colombia, señala que “Múltiples enfoques subyacen tras el concepto de ecoturismo. A partir de la reestructuración económica de las ciudades con el desmonte de la producción industrial y el auge de los servicios,  el  turismo  ha  sido  un  sector  en  crecimiento y con gran profusión en distintos ámbitos de la vida”.

El tren de alta montaña para potenciar el turismo de naturaleza al norte del departamento del Tolima debe ser una realidad, ya el arquitecto Cesar Augusto Vargas ha estudiado las ventajas del tren para nuestra región. Tengamos en cuenta que, por un lado dispara al Tolima como destino turístico y, por el otro, genera desarrollo, pues en una economía social de mercado que desarrolla la libre competencia, como es el caso colombiano, el tren de alta montaña se convierte, a largo plazo, en el eje central para la instalación de una oferta hotelera en los municipios que, también al norte del departamento, son ribereños, así como lo señalé en una columna anterior, hay que recuperar el aporte económico y social que el río Magdalena le aporta a nuestro departamento.

Este es el triángulo del desarrollo al norte del departamento y si abrimos los espacios y las oportunidades para el establecimiento del ecoturismo, logrando que la entrada al Parque Nacional Natural Los Nevados sea por el Tolima, atraídos los turistas por un tren de alta montaña y, de ahí, podamos desprender por una lado, el establecimiento de una oferta hotelera, porque la demanda va a condicionar la oferta que, por el otro lado, le dará oxígeno a los municipios ribereños que con su oferta gastronómica nos posicionen en uno de los destinos turísticos más importantes del país.

Les cuento que, de paso, podría incluso arreglarnos el problema del aeropuerto Perales, que no requiere otra cosa más que competencia, la cual se jalona con la demanda de los turistas interesados en venir a visitarnos.

Los tolimenses requerimos la ejecución de proyectos que impulsen el desarrollo territorial –siendo un eje articulador regional, como en este caso- y den libertad a los pueblos, pues no es solo con programas que nos mantienen a la espera de lo que por ley nos deben transferir, limitando la inversión local y el progreso.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *