Mujeres que Inspiran

Melissa, la clavadista profesional que ha conquistado escenarios en China

Esta es la historia de una mujer cuya destreza la ha convertido en un referente de superación y disciplina.

Como un pez en el agua, así se describe a Melissa Bocanegra, una ibaguereña de 24 años a quien sus habilidades y destrezas le han dado la oportunidad de mostrar su talento fuera de la geografía colombiana.

Criada en una familia de deportistas y montañistas, Melissa por curiosidad decide a la corta edad de 10 años entrenar clavados olímpicos, aunque en sus planes no estaba el agua, los vestidos de baño y las largas horas de entrenamiento, ella se apasionó tanto por la práctica del deporte que su disciplina la llevo a destacarse entre las mejores; tanto así que llegó a competir en varios torneos nacionales, ligas, clubes entre otros.

Pero, como todo no es color rosa, la corrupción de los fracasados Escenarios Deportivos en 2015 la obligó a dejar de lado su entrenamiento. Las Piscinas Olímpicas de la calle 42 que eran su segundo hogar se convirtieron en un lugar desierto y abandonado. Que hoy después de seis años siguen dejando en jaque a cientos de deportistas que esperan la apertura de este emblemático escenario.

Con un brillo en su mirada que se pierde detrás de sus grandes lentes que le dan ese aire de mujer intelectual, Melissa recuerda la llamada de aquel 31 de diciembre que le permitió abrirse una puerta en Bogotá.

“Un amigo me dice quieres trabajar en clavados en Salitre Mágico, le dije bueno, así que empaqué maleta y me fui por una semana, era algo nuevo para mí porque no eran solo clavados olímpicos sino también de recreación, es decir debía hacer reír a la gente lanzándome desde más de 10 metros de altura”, comenta.

Aunque confiesa que nunca ha perdido el miedo a lanzarse de un trampolín, considera que esa adrenalina es la que le ha permitido mantenerse en el mundo de los clavados y la que la llevó a arriesgarse y mostrar su talento en China.

“Un día subí una foto de mi trabajo en Bogotá a mis redes, así que un amigo que vive en Cali me dijo que si me gustaría viajar y trabajar en China. A mis 21 años me fuí a un país desconocido y fue una aventura descabellada”.

Vivió en un hotel de X’ian y Chengde con dos amigos, donde solo ella y sus acompañantes hablaban español; entre risas cuenta que aprendió cosas básicas como: hola, hotel, cerveza fría y gracias. Y con esas cuatro palabras Melissa logró sobrevivir en un país al otro lado del mundo.

Las propuestas laborales no se hicieron esperar. Regresó por segunda vez a China, allí laboró en la temporada de verano, estuvo varios meses y regresó a Colombia en 2020, la pandemia le jugó una mala pasada por lo que tuvo que aplazar su viaje, pero como una mujer multifacética decidió continuar con un emprendimiento que había dejado en pausa.

¿Recuerdan que fue criada en una familia de montañistas?, pues ella junto a un inglés deciden crear una agencia de ecoturismo que ofrece servicios de cayoning, senderismo, entre otros en el Cañón del Combeima.

Sin embargo, hace un mes Melissa recibió la llamada de su jefe quien le notificó que a finales de este año regresarán a seguir mostrando su talento colombiano en el gigante tecnológico. Un aviso que la tomó por sorpresa y que la hará agilizar los planes que piensa dejar en Colombia antes de irse, porque como ella dice “no se puedo uno quedar quieto”.

Conoce su historia completa en nuestro Podcast de la semana.

Previous ArticleNext Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *